La verdad sobre la diferencia entre pelotas de tenis y pelotas de padel

Muchos son los artículos escritos a este respecto y mucha es todavía la confusión existente sobre este asunto. Tras una investigación exhaustiva creemos que hemos logrado dilucidar casi toda la verdad sobre la diferencia entre las pelotas de tenis y pádel. Estas son las conclusiones:

Peso

En lo que se refiere al peso la cosa es bien sencilla, tanto las pelotas de tenis como las de pádel deben pesar entre 56 y 59, 4 gramos, por lo que podemos afirmar que en lo que respecta al peso todas la pelotas de tenis servirían para jugar al pádel y que todas las de pádel podrían utilizarse para jugar al tenis.

 

Peso
Tenis Pádel
56 – 59,4 g 56 – 59,4 g

 Banner TBS

Tamaño

Según la Federación Internacional de Tenis (ITF), existen cuatro clases de bolas de tenis, Tipo 1, 2, 3 y Altitud Extrema, que se usan para jugar en distintas superficies y altitudes. Pues bien, en los tipos 1, 2 y Altitud extrema el tamaño de las pelotas debe tener entre 6,54 y 6,86 cm de diámetro. Para el Tipo 3, las pelotas más lentas de todas la utilizadas, el tamaño es un poco mayor y puede variar entre 7 y 7,30 cm.

De acuerdo a la reglas de pádel publicadas por la Federación Internacional de Pádel (IPF), la pelotas de pádel deben medir entre 6,35 y 6,77 cm de diámetro.

Podemos afirmar por tanto que, en general, las pelotas de pádel son un poco más pequeñas que las de tenis. Sin embargo, al existir una franja común amplia de diámetros, que va desde los 6,54 a los 6,77 cm, podemos afirmar que desde el punto de vista del tamaño, muchas de las pelotas de tenis se podrían usar para jugar al pádel y viceversa.

Tamaño
Tenis Pádel
6,54 – 7,30 cm 6,35 – 6,77 cm

 

Presión y rebote

Y por último les toca el turno a la presión y al rebote, que es donde en todo caso puede radicar la verdadera diferencia entre las pelotas de tenis y pádel, si es que es cierto que esta existe, pues como veremos a continuación, la cosa no está nada clara.

Para empezar diremos que en el reglamento sobre las pelotas de tenis no existe el concepto de presión, solo el de rebote. Todos los tipos de bolas, excepto las utilizadas en condiciones de altitud extrema, deben rebotar entre 1,35 y 1,47 m cuando son dejadas caer desde una altura de 2,54 cm (100 pulgadas) sobre un suelo de cemento. El reglamento del tenis no habla en ningún momento de presión interna de las bolas, por lo que, siempre que cumplan con las medidas, el peso y el rebote, serán aptas para el juego.

En lo que se refiere al rebote, las reglas del pádel establecen valores similares, con dos centímetros menos de rebote en el umbral superior del rango, es decir, que una pelota de pádel dejada caer desde una altura de 2,54 m debe rebotar entre 1,35 y 1,45 m.

En el pádel, sin embargo y sorprendentemente, sí que existe una regla sobre la presión de bolas, que debe situarse entre los 4,6 y 5,2 kg por 2,54 cm2, es decir, entre los 10 y los 11,7 psi.

Presión
Tenis Pádel
No hay regla 10 – 11,77 psi

 

Lo curioso de esta regla sobre la presión es que está dada en una mezcla de unidades. La presión generalmente se mide en kg/cm2 o en psi (libras por pulgada cuadrada), que son las unidades que utilizan el Sistema Internacional y el Sistema Imperial Británico respectivamente. Como quiera que el pádel se deriva del tenis, un deporte creado en Inglaterra, parecería lógico que la presión de las bolas se diera en psi. Sin embargo, por alguna razón desconocida para nosotros, las personas que escribieron el reglamento del pádel (deporte original de México), decidieron, probablemente debido a alguna confusión, dar un valor de presión en kg/ps (kilogramos por pulgada cuadrada), cosa nunca vista hasta entonces.

Llegados a este punto cabe preguntarse por qué escogieron esos valeres de presión. Imaginamos, aunque no lo podemos asegurar a ciencia cierta, que el reglamento se debió escribir en los años 70 y que fue escrito con relación a las bolas en base al reglamento del tenis de aquella época ya que sólo había pelotas de tenis para poder jugar al pádel, pues no se fabricaban específicamente para ese deporte.

Imaginamos también que en aquellos años eligieron las pelotas con menor rebote de entre las existentes en el mercado (por tratarse de los inicios de un juego que desde entonces ha evolucionado muchísimo), y que contactaron con los fabricantes de esas bolas para preguntarles los rangos de presión a los que fabricaban, y que la respuesta debió ser entre 10 y 11,77 psi, por lo que se limitaron a traducir esta respuesta en la parte referente a los kilos y no a las libras, y que finalmente escribieron en el reglamento: entre 4,6 y 5,2 kg/ 2,54 cm2, lo cual, como ya hemos dicho, resulta cuando menos extraño.

En cuanto a la presión de las pelotas de tenis, existe literatura en internet que afirma que la presión interna de las pelotas de tenis es de 14 psi, pero esto no puede ser afirmado a ciencia cierta, pues hay infinidad de marcas y modelos de pelotas cada una con sus propias características que cumplen las normas y de las que sólo los fabricantes conocen los verdaderos valores de presión interna, pues objetivamente no se pueden medir (sólo es posible medir el rebote y para ello existen máquinas especiales utilizadas por las federaciones para los test de rebote).

Con todo este galimatías de por medio es difícil aventurarse a afirmar que las pelotas de tenis sean muy distintas a las pádel y que no se puedan usar indistintamente.

Sin embargo, lo que si es muy cierto es que las pelotas de tenis vienen en botes de cuatro unidades y las de pádel en botes de tres, y que además hay muchos modelos, y que cada persona suele preferir algún modelo más que el otro, y que en cada torneo se utilizan distintas bolas en función generalmente de criterios comerciales, y que a veces los jugadores se quejan de que las bolas salen poco, o de que salen mucho, y que hay botes de pelotas bonitos y feos, y que algunos molan más que otros, y que hay demasiados factores subjetivos para poder afirmar que no hay que jugar al pádel con pelotas de tenis y viceversa, pero que a nosotros, y en general a casi todo el mundo, cuando jugamos al pádel, nos gusta hacerlo con pelotas de pádel, y cuando jugamos al tenis, con pelotas de tenis.

Por lo tanto y como conclusión podemos decir que el asunto no está nada claro, pero lo que sí podemos afirmar con total rotundidad es que el Tennis Ball Saver os ayudará a prolongar la vida tanto de las pelotas de tenis como de las de pádel.

Un gran saludo.

TBS – Tennis Ball Saver

 

Reglamentos de las Federaciones Internacionales de Pádel y Tenis

http://www.itftennis.com/technical/publications/rules/balls/appendix-i.aspx

http://media.wix.com/ugd/b602c3_78d9245f07c449af91c685e27155c04b.pdf

2 Comments

  • Ruben

    Reply Reply 28 Diciembre, 2015

    Extupendo todo gracias

Leave A Response

* Denotes Required Field